Seleccionar página

MEJORA EL BIENESTAR DEL NIÑO Y SU FAMILIA.

 Una buena nutrición y una dieta equilibrada ayuda a que los niños y niñas crezcan sanos y saludables.

A continuación os mostramos las cinco estrategias para conseguirlo:

  1. Establece un horario regular para las comidas en familia, la hora de la comida es para comer y compartir, nada de televisión ni móviles.

2. Servir una variedad de alimentos, dispuestos con formas atractivas creando una mesa con armonía.

3. Dar un buen ejemplo siguiendo una dieta nutritiva

4. Involucrar a los niños en el proceso de alimentación

5. No pelear por la comida

No siempre es fácil seguir estas medidas, los adultos tenemos “mucho trabajo” y las comidas de preparación rápida siempre están a mano.

Os vamos a facilitar un poco el día a día, para que podáis introducir las estrategias en vuestra rutina.

COMIDAS EN FAMILIA

 Comer en familia es una costumbre agradable tanto para los padres como para  los niños. A los niños les agrada la previsibilidad de las comidas en familia y colaborar en toda su puesta en marcha, y  los padres tienen un ratito para disfrutar de sus hijos.

Las comidas en familia ofrecen también la oportunidad de presentarle al niño nuevos alimentos y que vea como los papás lo comen.

Si no tienes mucho tiempo, fija un par de días a la semana para practicarlo.

La organización de las comidas diarias es importante para llenar nuestra despensa. Porque lo que tienes en casa, es lo que te resulta más fácil de consumir. Te damos unas sugerencias;

  • Incluye frutas y verduras en la rutina diaria, haz una compra semanal y que no falten en tu mesa.
  • Facilita que el niño tenga a su alcance refrigerios saludables, fruta pelada, zumos naturales….
  • En nuestras rutinas no pueden faltar las proteínas; pescado, carne, huevos. Busca sitios de confianza donde te sirvan los productos frescos y de calidad.
  • Introduce los hidratos de carbono integrales en la medida de lo posible, pan, cereales, arroces, pasta…
  • Limita el consumo de grasa, evita fritos y productos lácteos muy grasos
  • Limita la comida rápida en la rutina diaria.
  • Frena las bebidas dulces, los niños pequeños deben comer y cenar con agua.

DA BUEN EJEMPLO

 La mejor manera de estimular a los niños para que coman de manera saludable es viendo como sus padres lo hacen.

  • Otra manera de dar ejemplo es limitando el tamaño de las porciones y evitando comer de más.
  • Emplear expresiones como; “Está delicioso, Estoy satisfecho, He comido bastante y estaba buenísimo…”
  • También es importante para padres a dieta y poco satisfechos con su cuerpo, no estar quejándose y refiriéndose a ello constantemente. Tratar de mantener siempre una actitud positiva frente a la comida.
  • Fomenta una alimentación consciente, ingiere los alimentos con calma, respira y saboréalos.

 

  • Haz que los peques vean los alimentos antes de cocinarlos, que los manipulen, explícales que son, donde los compramos …
  • Asigna tareas dentro de la cocina, elogia su participación.
  • Deja elegir algún día a los niños la comida, su desayuno.
  • Explica que alimentos son más y menos saludables.
  • Deja que toquen y experimenten con la comida.

NO DEBEMOS PELEAR POR LA COMIDA

  •  Establece un horario de comidas y refrigerios y explica a los niños cuando se puede o no comer. Evitarás que pidan comida fuera del horario y cuando llegue la hora de comer tengan apetito.
  • No debemos obligar a comer toda la comida del plato, hay niños más apetentes que otros, igual que los adultos.

Debe comer una cantidad razonable para un niño según su edad y tampoco debe estar excesivamente saciado.

  • La comida no debe ser un refuerzo o un castigo, evita hábitos de recompensa con postre o castigo sin él. La comida cumple funciones de nutrición, para cambiar conductas o comportamientos emplearemos otras técnicas.
  • La comida tampoco es una demostración de amor, dales abrazos y beso pero no chucherías para demostrar cuánto les quieres.

×
Dinos tu nombre, el de tu centro y tu localidad y te llamamos.