Seleccionar página

PALABRAS  CLAVE: RUTINAS, NORMAS, LÍMITES Y AMOR

LA RUTINA,  dota a la vida diaria de una estructura clara.

Los niños pequeños funcionan mejor cuando las cosas son predecibles y todos los días suceden las mismas cosas más o menos a la misma hora.

Una rutina nos ayuda a satisfacer las necesidades físicas del niño en el momento adecuado. Por ejemplo, hora de comidas y horas de sueño.

Sin una rutina clara, cuando puede pasar cualquier cosa en cualquier momento, el niño empieza a sentirse inseguro e irritable. Aparece el estado de alerta, cuando el niño espera lo inesperado, no se relaja. Posiblemente reciba un cambio de actividad con una oposición terca o una rabieta porque no está mentalmente preparado para ello.

Una rutina te ayuda como padre y madre a sobrellevar el día a día, contándole lo que va después, para que al niño no le pille por sorpresa ni tenga la sensación de que las cosas se hacen apresuradamente.

Cómo programar una rutina:

  • Las horas de comida y sueño deben ser los ejes de tu rutina.
  • La finalidad de las rutinas debe ser, hacer las cosas en un tiempo razonable.
  • No deber ser muy rígido, deja siempre un margen de media hora.
  • Se realista, en las acciones que quieres cumplir.
  • Ten en cuenta que una rutina permite administrar tu tiempo de forma adecuada y tener un hogar más tranquilo, menos prisas, ni estrés.

 

rutinas-normas-y-amor-entre-padres

CREA NORMAS y  PON LÍMITES para alcanzar rutinas.

En la creación de las normas es muy importante ser realista y coherente.

Como padres y madres debemos saber el nivel de entendimiento y de ejecución de nuestros hijos correspondiente a su edad.

No debemos exigir demasiado, ni tratarlos siempre como bebés.

En la familia necesitas un conjunto de normas previamente acordadas entre los dos progenitores, para alcanzar rutinas diarias.

Y así, poder exigir al niño o niña determinados patrones de conducta, es decir, cómo debe comportarse.

Debes decidir primero lo que es aceptable y lo que no lo es, el niño debe saber dónde está el límite y después mantenerte firme en tu postura.

Si tú, como madre o padre quebrantas las normas o cambias de objetivos continuamente, tu hijo no tiene referencia de que esperas de él y no te tomará en serio.

Hay ciertos comportamientos que son del todo inaceptables, quizás el niño sea demasiado pequeño para comprender el porqué, pero debes comunicarle de forma clara la categoría de lo prohibido, son conductas que hacen daño a otras personas y a él mismo, pegar, morder, empujar, cruzar sin mirar, desabrocharse el cinturón…

crear-normas-y-poner-limites-con-los-hijos

Lógicamente al salir de la rutina diaria, nuestras normas se deben adaptar, intenta mantener horarios de comida y sueño, pero no desesperes, siempre hay un margen para acostumbrarse a las nuevas circunstancias. Recuerda que son niños, párate, respira hondo y vuelve a empezar.

Y nunca te olvides de LOS BESOS Y ABRAZOS.

Son la parte más importante para tener una buena relación con tus hijos e hijas, amarlos, besarlos, abrazarlos, respetarlos como son y cómo van creciendo, recordar que no van a ser como nosotros queramos, serán ellos mismos y hay que acompañarlos en ese camino hacia la autonomía y amor por ellos mismos y los demás.

besos-y-abrazos-entre-padres-e-hijos

María García Expósito,

Psícologa.

×
Dinos tu nombre, el de tu centro y tu localidad y te llamamos.