Seleccionar página

La Disciplina positiva como herramienta para formar y enseñar a los niños a comportarse.

Permite a los padres y educadores, educar con firmeza y cariño con límites y conexión. Construye relaciones basadas en el respeto mutuo y la aceptación.

La disciplina positiva hace que los padres ganen confianza en ellos mismos y en su forma de relacionarse con los más pequeños.

Como establecemos esta relación entre padres e hijos desde edades tempranas?

Os contamos algunas técnicas;

–      Elogia lo que más le gusta, al reforzar conductas y comportamientos positivos tiende a repetirlos.

–      Dar rutinas, es muy importante introducir rutinas en el día a día y en nuestra relación. Por ejemplo, vamos a jugar con las construcciones y después vamos a recogerlas.

–      Control adulto, tendemos a prestar excesiva atención ante un mal comportamiento del niño, de manera que inconscientemente reforzamos la conducta que lo provoca. Debemos ignorar en la medida de lo posible las conductas inaceptables y reforzar con elogios las positivas. El control adulto consiste en controlar nuestras reacciones, respirar hondo, tomar distancia y actuar cuando el comportamiento remita.

–      Dar opciones de comportamiento, entre dos tareas elegir cuál hacemos primero.

–      Reloj andante, avisar con antelación de lo que vamos a hacer.

–      Tabla de recompensas, recompensar las acciones bien realizadas, es interesante hacerlo de manera visual, en un panel  o mediante un dibujo, que ellos entiendan bien porque se les premia.

–      Técnica de Modelado, tenemos que tener en cuenta que los niños nos imitan y copian nuestros comportamientos.

Mamás y Papás, atentos al ejemplo;

Conviértete en “Reloj Andante”.

Si nuestros peques están jugando y nosotros tenemos que ir a hacer la compra o unos recados, podemos encontrarnos con que se enfadan cuando los cogemos los metemos en el coche y emprendemos nuestro camino, sin preguntar, ni decirles nuestros planes……

Pensar que,si nos lo hiciesen a nosotros tampoco nos gustaría nada.

Así que la técnica de Reloj Andante nos puede ayudar a librarnos de alguna rabieta y a ellos de enfadarse con nosotros.

¿Cómo lo hacemos?

Mientras nuestros peques estén entretenidos con sus juegos hemos de indicarles lo que va a pasar después; por ejemplo, Juan en un ratito, mira, cuando el reloj este en esta hora ,vamos a salir a comprar unas cositas en el coche. Así podemos repetirlo varias veces, hasta que sea la hora de salir, de manera que el saber que va a pasar y porque los prepara para afrontar la situación más contentos.

Papás y mamás animaros a utilizar técnicas de disciplina positiva, sois los guías de vuestros pequeños, educar eficazmente construye personas inteligentes emocionalmente, autónomas y más felices.

×
Dinos tu nombre, el de tu centro y tu localidad y te llamamos.